Skip to content

Leer en familia

Algunos consejos para compartir y estimular la lectura en familia:

  • Armá una rutina de lectura: todas las noches, antes de que se duerman, leéles un cuento a los más chicos de la casa.
  • No les impongas la lectura como una obligación. Dejá siempre libros a mano, que los agarren y los miren. Si los rompen o los dibujan, ¡no los retes! pero enseñáles que los cuiden.
  • Dejálos que elijan qué libro quieren leer. No es imprescindible que la lectura nos deje enseñanzas, solo que nos divierta.
  • Aunque no sepan leer, los chicos disfrutan mirando las ilustraciones y las letras. Sentálos a upa y leéles en voz alta. Permitíles agarrarlos y que ellos mismos pasen las páginas.
  • Los bebés pueden usar los libros como juguetes, dejálos que los toquen, que se los lleven a la boca.
  • Los libros tienen que estar siempre a su alcance, nunca en estantes altos o en lugares donde no puedan verlos. Mezclálos con sus juguetes.
  • Charlá sobre lo que leíste mientras cenan, comentálo con el resto de la familia como hacemos habitualmente con las novelas, las películas, los partidos de fútbol o los chimentos.
  • Al salir de tu casa, acostumbráte a llevar un libro o una revista en la cartera o la mochila. Leé en el tren, en el colectivo, en el subte, en la sala de espera, en la plaza, durante el almuerzo. Leer es una gran compañía.
  • Que los libros circulen, prestálos, recomendálos, pedí prestados otros. En Internet hay muchos sitios para descargar libros y leerlos en tu computadora o celular.
  • Animáte a visitar la biblioteca o librería de tu barrio y llevá a los chicos de la familia para que conozcan estos espacios.
  • Tené en cuenta que leer te prepara mejor para usar las nuevas tecnologías, además de que ayuda al desarrollo intelectual porque estimula zonas del cerebro que solo ejercitamos haciendo cosas tan difíciles como tocar el violín.