Skip to content

La desgracia venía en sobres papel madera

“Cuando no le tenés miedo al ridículo, el ridículo te empieza a tener miedo a vos”.
Hernán Casciari