Skip to content

Fábula de Nicasio el lagarto

Mi sueño es ser recordado como Melville. Me encantaría que en mis libros la gente leyera algo así como “andando el tiempo y sin un centavo en mi faltriquera me encontré en una posada…” o “años después frente al pelotón de fusilamiento el coronel Aureliano Buendía recordó cuando su padre lo llevó a conocer el hielo”. Es decir, que alguno de mis libros tuviera un comienzo que marcara la vida de otros, que fuera un comienzo dicho de boca en boca. Esteban Valentino, revista Imaginaria